Deadpool representa un giro tremendo al cine tradicional de superhéroes, donde todos son bien portados y viven para hacer el bien a los demás, incluso sacrificándose ellos mismos. Sin embargo, Deadpool es una anomalía: grosero, agresivo, egoísta y otros 300 defectos más.

Ahora Deadpool 2 llega como una bocanada de aire fresco en medio del trailer de Infinity War y el fracaso de Justice League.

Cable será ahora el enemigo a vencer con su brazo robótico, con un parecido, a lo lejos, de un Terminator T-800 que también es viajero en el tiempo, aunque el Terminator no es mutante como este.

El trailer está plagado de burlas y la más evidente es cuando hace referencia a la cinta Justice League por el problema que tuvo el actor Henry Cavill al grabar sus escenas con bigote y que luego fue removido en post-producción (costando 25 millones de dólares).

Cuando eres Superman, actor porno y pistolero al mismo tiempo

Deadpool 2 se estrena el 18 de mayo de este año.

Comentarios