ellos

Queremos a nuestros padres, amigos o parejas… pero ¿cómo los queremos? y ¿cómo les demostramos ese amor? Al mismo tiempo que podemos hacernos estas preguntas, también es pertinente cuestionarnos ¿cómo nos quieren los otros? y ¿cómo lo demuestran?

A continuación, en Techne  te presentamos algunas formas de querer y de que nos quieran, que quizás, puedan ayudarte a resolver un poco más los misterios del amor.

Formas de querer:

  1. Físicamente. El tipo de personas que abraza, besa, acaricia el cabello, etcétera como muestra de afecto.
  2. Verbalmente. Las personas que dicen “te quiero” y “te amo” todo el tiempo. De viva voz, por escrito, no importa, pero lo dicen.
  3. Con regalos. También están a los que les gusta comprar o hacer un presente para los demás. Al fin y al cabo te costó ganar el dinero que cuestan y requieren de conocer bien al otro y saber qué le gusta.
  4. Hacer cosas por el otro. Del tipo que te cocina para que no tengas que hacerlo, te ayuda con la tarea, pasa por algo que se te olvidó del súper, te recuerda que es cumpleaños de tu BFF… Si alguien tiene un proyecto, sueño, meta, este tipo de personas lo va a apoyar, le va recodar que es capaz, va a creer en su proyecto y lo va a animar a llegar ahí.
  5. Con tiempo. Este tipo de personas cree que pasar tiempo con los seres que ama es importante. Para ellas se trata de vivir las cosas juntos y crear lo que más adelante serán buenos recuerdos.

Cada una de estas formas de demostrar amor es legitima, el conflicto comienza cuando querermos que otros nos quieran de la misma manera en que nosotros los queremos. Por tal motivo, es precisio tomarse un momento para reflexionar y comprender que cada persona ama a los otros a su propia manera.

Ejemplo: cuando A quiere a alguien se lo dice y además, le da regalos. Espera, de alguna forma, que quien la quiera se lo diga y le de regalos; B es del tipo que abraza y besa mucho y dedica tiempo, aunque le cueste o no considere necesario decir “te quiero”. Espera, también, señales como besos, abrazos y que quien lo ame le dedique tiempo a la relación.

Aunque A y B se quieran, los dos están esperando del otro muestras de afecto que, en este escenario, no van a llegar. A dice “te amo” y B contesta con un beso. A piensa “le dije que lo amaba y no me respondió”. B piensa “dice que me ama pero nunca me dedica tiempo, siempre está demasiado ocupada”… ¿Ya me expliqué?

La buena noticia es que la respuesta está ahí, en el problema. En que damos el mismo tipo de amor que esperamos recibir. Entonces, si quieres demostrarle a alguien en específico tu afecto, fíjate en cómo le demuestra el suyo a los demás.

Mi mejor amiga siempre que ve algo que sabe que me va a gustar, me lo compra. Puede pasar semanas sin verme y no le parece grave, pero siempre que logramos ir a cenar juntas tiene una bolsa llena de cositas que me compró aquí y allá. Entonces, yo tampoco llego nunca con las manos vacías. Porque la quiero, y porque de esa forma va a saberlo.

Así, observando, supe que a mi mejor amigo hay que demostrarle que crees en sus proyectos. A otro más hay que dedicarle el tiempo y no agendarlo entre un desayuno y una comida sino de vez en cuando darle el día entero. A mi sobrina no le importan mucho los regalos pero se siente segura con un gran abrazo, etcétera.

Además de haber aprendido a hacerle saber a estas personas que las quiero aprendí algo igualmente útil: sé que a mí me gusta que me dediquen tiempo y que me digan con todas sus letras, que me quieren, pero no me ofende que mi amiga no tenga tiempo, comprendo lo que sus regalos significan. También sé encontrar el cariño en los abrazos de mi sobrina y en los “leí tu texto” de mi amigo.

Es liberador comprender esto y, créanme, facilita muchísimo las relaciones. Inténtenlo.