Modo Oscuro

collapsing-4D-star-Big-Bang-theoryEn marzo, un equipo de físicos estadounidenses liderados por el Centro Harvard Smithsonian para la Astrofísica informaron la detección de ondas gravitacionales, pequeñas deformaciones en el tejido del espacio-tiempo, prueba de que hace 13,800 millones de años, tras el Big Bang, se produjo una inflación cósmica, es decir, la expansión exponencial del Universo en la primera fracción de segundo de su existencia.

El hallazgo impactó a la comunidad científica, sin embargo, y como era de esperarse ante tal evento, surgieron dudas. Los científicos más escépticos, entre ellos los investigadores de la misión Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA), argumentaban que los resultados no tomaban en cuenta el polvo galáctico, negligencia que ponía en riesgo las conclusiones de la investigación.

El estudio original, realizado a partir de datos del telescopio antártico BICEP2 (Background Imaging of Cosmic Extragalactic Polarization), afirmaba haber excluido posibles contaminantes, otras fuentes que podrían haber generado la misma señal, y que, por lo tanto, la observación debía considerarse genuina. Mas, los investigadores del satélite Planck, que rastrea el fondo cósmico de microondas y el eco del Big Bang, decidieron comprobar por sí mismos si lo que había detectado el observatorio eran en realidad ondas gravitacionales.

Captura de pantalla 2014-09-24 a la(s) 14.50.46El resultado de la verificación fue el esperado. Sus autores explican que la parte del cielo observada por el equipo contenía una cantidad mucho mayor de polvo galáctico de lo estimado. “Desafortunadamente, de acuerdo a nuestros análisis, el efecto de los contaminantes y, en particular, de los gases presentes en nuestra galaxia, no se puede descartar”, explica Carlo Baccigalupi, cosmólogo de la Escuela Internacional de Estudios Avanzados de Trieste SISSA y uno de los autores del trabajo.

Tras el desvanecimiento del descubrimiento, ambos grupos de investigadores, BICEP2 y Planck, hoy trabajan en conjunto en la realización de un nuevo análisis. Los resultados se harán públicos antes de que acabe el año. “Quizás se trate de una contaminación pero quizás podamos excluirla con confianza. De esta manera, Planck podría dar una contribución crucial al descubrimiento de la evidencia de las ondas gravitacionales del Big Bang. Tal descubrimiento podría abrir una nueva ventana a escenarios desconocidos en el estudio del Universo primordial y la física de muy alta energía”, dice Baccigalupi.

axc1La respuesta tendrá una gran importancia, ya que aclarará si, realmente, hemos tenido ante nosotros la foto más temprana del Big Bang, el máximo acercamiento al tiempo cero que jamás se haya realizado.

Comentarios