Modo Oscuro

Captura de pantalla 2014-08-11 a la(s) 14.41.36

Los niveles de radiación ultravioleta observados a 2.400 kilómetros de la línea ecuatorial, sobre la cordillera de los Andes bolivianos, sobrepasan los de la Antártida. Y de acuerdo con el grupo de investigadores de Estados Unidos y Alemania, quienes realizaron la medición, esto niveles están muy por encima de los considerados perjudiciales tanto para la vida terrestre como la acuática.

“Estos niveles de récord no se midieron en la Antártida, donde los agujeros en la capa de ozono son un problema recurrente desde hace décadas, sino en los trópicos, en una zona donde hay pueblos y aldeas”, explicó Nathalie A. Cabrol, investigadora principal del Instituto SETI, y el Centro de Investigación Ames de la NASA.

Captura de pantalla 2014-08-11 a la(s) 14.40.46

Las mediciones realizadas durante el verano austral de 2003 y 2004, con base en instrumentos desarrollados por la red de vigilancia europea de radiación solar (Eldonet), descubrieron que en la cumbre del imponente volcán Licancabur (a 5.917 metros de altitud) y en la cercana Laguna Blanca (4.340 metros de altitud), la combinación de un sol de mediodía cerca del cénit, así como la altitud de estos sitios, produce niveles de irradiación superiores debido a los bajos niveles de ozono que se producen de forma natural en esos lugares.

“Un índice de radiación ultravioleta de 11 es considerado extremo, y se ha llegado hasta los 26 en emplazamientos cercanos en los últimos años”, informó Cabrol. “Pero el 29 de diciembre de 2003 se midió un índice de 43. Si se encuentra en una playa en Estados Unidos lo normal es que haya una radiación de 8 o 9 durante el verano, lo suficientemente intenso como para justificar la protección”.

Captura de pantalla 2014-08-11 a la(s) 14.42.03

Comentarios