Captura de pantalla 2014-11-20 a las 15.54.32

Para cubrir sus costos iniciales, la Lunar Mission One lanzó una campaña de financiamiento este miércoles, que pretende llevar al satélite terrestre un pedacito de todos sus contribuyentes: pelo.

A media mañana, los organizadores ya habían recaudado unas 74 mil libras, según el sitio web Kickstarter, de un objetivo inicial de 600 mil libras (940 mil dólares) que pretenden alcanzar en un plazo de un mes.

Más de 750 personas se adhirieron a la campaña en horas, en la que se pide al público al menos 60 libras para una memoria digital que contendrá sus mensajes, fotografías, videos y por un cabello su ADN y que será enterrada en una cápsula en el satélite terrestre.

Los organizadores necesitarán varias contribuciones más para alcanzar los costos totales estimados del proyecto de 500 millones de libras, cuya mayor parte esperan recaudar a través del mismo método.

“Está siendo cada vez más difícil para los gobiernos financiar la exploración espacial que sea solo para el progreso del conocimiento humano en vez de ganancias comerciales”, dijo el fundador de la misión David Iron, un ex oficial de la Armada Real que brinda asesoramiento sobre proyectos espaciales y tecnológicos. “Cualquier persona en el mundo puede participar por unas pocas libras”, agregó.

La misión, establecida por ingenieros y científicos con apoyo de University College London y el presentador científico Brian Cox, pretende enviar un módulo no tripulado al Polo Sur de la Luna, una región no explorada, en un plazo de 10 años para ver si el lugar es apropiado para una base.

El año pasado, una nave no tripulada china llegó al satélite terrestre en el primer alunizaje desde 1976.