Modo Oscuro

Los fabricantes de mascarillas faciales están trabajando a marchas forzadas para seguir suministrando sus insumos a los trabajadores de la salud en Estados Unidos. Desgraciadamente, ante la insuficiencia de este producto, muchos han optado por fabricar sus propios cubrebocas caseros para protegerse contra el virus, desgraciadamente todas son poco menos que ineficaces, según informa el medio Wirecutter y sólo deberían ser el último recurso cuando no haya otra opción.

En la era del coronavirus, los equipos de protección personal (EPP) como máscaras quirúrgicas, guantes y protectores faciales son cada vez más difíciles de conseguir. Y eso son malas noticias: sin trabajadores sanitarios sanos, no pueden aplicar los tratamientos adecuadamente y si no se aplican los tratamientos, más infectados y más muertes.

“Las máscaras faciales caseras no se consideran [EPP], y deberían ser una opción solo cuando no queden absolutamente respiradores o máscaras faciales, y se usen con otro equipo de protección, como protectores faciales”, dijo la portavoz de los CDC Arleen Porcell a Wirecutter en un correo electrónico.

La opción recomendada para los trabajadores de la salud que tratan a pacientes con COVID-19 son las mascarillas de respiración N95, porque atrapan al menos el 95 por ciento de las partículas (tan pequeñas como 0.3 micras) y forman un sello hermético sobre la nariz y la boca del usuario. Las máscaras quirúrgicas más simples están diseñadas para detener las salpicaduras y las gotas, y pueden evitar que una persona enferma propague gérmenes a otras personas, pero no crean un sello y no son tan efectivas como las máscaras N95 para proteger a los trabajadores de la salud del virus.

Las mascarillas de tela caseras son incluso menos protectoras que las máscaras quirúrgicas. Pero en circunstancias extremas, cuando no hay máscaras faciales disponibles, los expertos dicen que se pueden usar máscaras caseras, combinadas con otros equipos de protección.

Los estudios han confirmado el hecho de que las máscaras de tela caseras son bastante malas para atrapar cualquier virus. Un estudio de la Universidad de Cambridge de 2013 descubrió que los paños de cocina y las bolsas para aspiradoras estaban mucho más cerca de la efectividad de los cubrebocas quirúrgicos reales para bloquear un cierto tipo de virus.

Con información de: Wirecutter

Comentarios