Un hindú de apellido Bose y un ahora famoso Einstein fueron los primeros que propusieron la existencia de un quinto estado de la materia.

Después del líquido, sólido, gaseoso y el plasma no se había observado una forma distinta en que la materia pudiera agregarse, hasta que en 1995 los investigadores Eric CornellWolfgang Ketterle y Carl Wieman lograron crear un nuevo estado de agregación, lo cual les valió el Premio Nobel de Física en 2001.

El hallazgo fue denominado Condensado de Bose-Einstein (BEC), en honor a los primeros que lo sugirieron.

Los científicos que estudian fenómenos cuánticos han demostrado que la luz, bajo condiciones especiales, puede comportarse como un líquido que fluye y ondula alrededor de los obstáculos que encuentra.

La luz líquida es una sustancia muy particular. No es sólido ni plasma y tampoco se comporta exactamente como un líquido o un gas.

En este estado, las partículas se sincronizan y se mueven al unísono, formando un superfluido.

Este estado únicamente se logra a temperaturas muy bajas, tal vez las más bajas que hasta ahora se hayan conseguido (cerca del cero absoluto).

Sin embargo, en 2017 se logró producir luz líquida a temperatura ambiente, considerando que sus principios podrían revolucionar la forma en la que transmitimos información y energía. 

Fuente: El Heraldo de México