mk8

Mario Kart 8, videojuego de Wii U proporcionado en dos contenidos descargables, es divertido, visualmente llamativo y ha sabido seguir una políticas de renovación y de precio que lo hace accesible para el groso de sus usuarios.

No obstante, más allá del contenido, algo que merece ser mencionado, es la creatividad con la que sus creadores superan las primeras ediciones de este juego, pues los circuitos por los que transitan los participantes de las carreras son muy superables a los de sus antecesores. Por ejemplo, Estación Tilín-Tolón o Base Polar.

mk1

Sobre los personajes DLC no son tan inspirados como los circuitos o vehículos. De los traídos de otras licencias, es ejemplar el mimo detrás del de Hyrule, con el abanico de sonidos sacados de los The Legend of Zelda o las rupias a recoger, o el de Animal Crossing y sus cuatro variantes dependiendo de las estaciones. Y no nos podemos olvidar de los inspirados en la mítica franquicia F-Zero: Mute City, un circuito más convencional mientras que el ya mencionado Big Blue es un espectacular recorrido de punto a punto como Cumbre Wario. Ambos son excelentes. De hecho, llama la atención como en el online los circuitos añadidos por DLC suelen predominar de forma exagerada en las votaciones a la hora de elegir en qué pista competir.

m22

Mas indudablemente,  el cambio más radical de Mario Kart 8 no viene de la mano de ninguno de estos descargables de pago. Los 200cc, la nueva velocidad/dificultad añadida vía actualización gratuita, dan un profundo giro de tuerca a lo que Mario Kart 8 propone. Por primera vez en la franquicia sobrepasamos los 150cc y, con ello, la forma de jugar se ve alterada: lo obvio es que todo pasa mucho más deprisa pero esto mismo deriva en poder aprovechar atajos hasta ahora solo alcanzables echando mano de turbos o, cuidado, tener que frenar en curvas y puntos donde en otras dificultades parece impensable.

mk2

No obstante, lo mejor es que no hay necesidad de ser un experto al volante para poder tener un buen momento de diversión, ya que incluso, el menos hábil puede tener suerte con los niveles y ser el primero en cruzar la línea de meta. En general es una dificultad que aporta anarquía al conjunto, cierto descontrol que puede no gustar a muchos. Será más que corriente, si jugamos online, que más de media docena de rivales nos adelanten tras cometer el más mínimo error o, más corriente, ser golpeados por caparazones, bombas o bolas de fuego.

m21

Todo es más rápido, más frenético y más caótico. Una carrera online a 200cc en Parque Bebé puede ser demasiado demencial para muchos. En favor del añadido cabe decir que unos primeros días donde todo son choques y alborotos pueden entrar dentro de lo normal, es de esperar que con un tiempo de adaptación y perfeccionamiento todo este caos se deje atrás en favir de un mayor nivel competitivo.