Desde que Google Chrome llegó a Internet, su popularidad fue imparable y la cuota de uso de Internet Explorer comenzó una picada de la que nunca se pudo recuperar. En un intento por regresar a la competencia, Microsoft reinventó su propio Internet Explorer llamándolo Microsoft Edge. Su funcionamiento, aunque notablemente mejor que Internet Explorer no le hizo cosquillas a Chrome y tampoco a Firefox. Ante un panorama cada vez más negro, Microsoft se tragó su orgullo y aplicó la de: “si no puedes contra el enemigo, únete a él” y adoptó a su nuevo navegador el motor de código libre Chromium, el mismo en el que se basa Google Chrome y nació Microsoft Edge Chromium.

Apenas Microsoft lo liberó el 15 de enero de este año y ha tenido una aceptación bastante buena por parte de los usuarios, tanto que ya superó a Firefox y se ha quedado en la segunda posición de los navegadores más usados.

Lo anterior lo dio a conocer Bleeping Computer a través de un estudio. Los números son estos: Edge adelantó a Firefox con una cuota de mercado de 7.6%, lo cual lo coloca debajo de Google Chrome que tiene un impresionante 68.5%, una diferencia bastante grande. Aunque cabe matizar que el navegador de Microsoft apenas tiene 3 meses de nacido.

Microsoft Edge Chromium tiene varias ventajas frente a Chrome: consume menos RAM, tiene un editor de PDF más avanzado, modo lectura, soporte de Netflix a 4K, una política de privacidad más agresiva para evitar el seguimiento del usuario y multiplataforma. Habrá que ver si esto es suficiente para que los usuarios se suban al barco de Microsoft.

Tal vez te interese:

Probé el nuevo Microsoft Edge Chromium y me ha sorprendido