El Moto X Force presume de ser un teléfono irrompible gracias a sus materiales de alta resistencia, sobretodo a su pantalla con tecnología Shafter Shield.

Sin embargo, los chicos del canal de YouTube iGyaan decidieron someter al smartphone a una prueba extrema: dejarlo caer a mil pies de altura (304.8 metros) y ver que le pasa.

Después de la brutal caída, el teléfono no mostró daños serios en su pantalla ni en su estructura.

Comentarios