Modo Oscuro

superdotada2

Con tan sólo 13 años de edad, Dafne Almazán, una niña mexicana superdotada, se convirtió en la Psicóloga Empresarial más joven del mundo hace dos años cuando se graduó de la Universidad Tecmilenio Online.

Hoy, la infante ya prepara su examen de admisión para hacer una maestría y también en su doctorado. Sin embargo, sus estudios de licenciatura no son la única actividad que realiza. Almazán práctica  taekwondo —ya es cinturón amarillo— pinta al óleo, toca el piano y da clases de chino mandarín a niños superdotados.

Y aunque muchos creerían que no tuvo infancia, esta joven asegura que sí. “No por el hecho de estar en la universidad significa que no puede seguir divirtiéndome, entonces cuando vienen mis amigas, vemos películas, platicamos, jugamos, actividades normales”, explica la niña genio.

Siendo la menor de tres hermanos, también superdotados como ella: Andrew, de 20, y su hermana Delanie, de 17, a sus 10 años recibió una beca por parte de la institución educativa para cursar su carrera. Seminario Integrador de Psicología Organizacional, Coaching en las Organizaciones, Técnicas de Intervención Psicológica en la Organización y Planeación de Vida y Carrera son algunas de las materias que cursó.

Recientemente fue incluida en la lista de las 50 mujeres más poderosas de México, algo que califica de “impresionante”. “Me dijeron que porque mi caso era inspirador”, aclara la estudiante.

Almazán tiene claro el rumbo: “Todavía falta pero cuando haya acabado el doctorado me gustaría dar clases a los niños, me gusta mucho enseñar a los niños”.

Dafne Almazán nunca estudió en una escuela normal. En el Cedat, explica su padre Asdrúbal Almazán, se trabaja con un modelo educativo desarrollado por el hermano mayor de Dafne, Andrew, por el momento el psicólogo más joven del mundo, un mérito reconocido por la organización World Record Academy.

Se trata de la Teoría Nouménica, un modelo psicopedagógico que se basa en la segregación total de los niños genios. La clave del éxito: mantenerse alejados de la gente más grande.

La historia de Dafne Almazán es una historia de una acumulación de logros y éxitos que tienen que ser celebrados. El mérito de esta joven es la mano que muchos necesitan para aprender a seguir adelante.

¿Pero cómo identificar a un niño genio? 

  • Hiperactividad, que disminuye al presentarse una tarea demandante o de interés para el niño
  • Aprendizaje rápido
  • Distraído (por la hipersensibilidad de los sentidos), aunque con la capacidad de aprendizaje sin prestar atención
  • Interviene en pláticas de adultos y puede comprenderlas
  • Le gusta conversar con gente mayor que él
  • Continuamente arma objetos o estructuras
  • Tiende a querer imponer sus reglas
  • Sensible en el área emocional
  • Tiene baja tolerancia a la frustración, lo que genera una búsqueda incansable por conseguir siempre sus objetivos

*Datos tomados de la investigación “Perfil del superdotado” realizada en el Cedat con más de 1,600 casos de niños superdotados.

Comentarios