Las autoridades reguladoras chinas ya planean una ruta crítica para terminar la venta de combustibles fósiles. Trabajan en un plan para efectuar la prohibición, y también para alentar a los fabricantes de automóviles a desarrollar vehículos eléctricos.

El vice ministro de la Industria, Información y Tecnología de China, Xin Guobin, dijo en un foro automotriz que están trabajando junto con las autoridades reguladoras del país asiático, en un plan para descontinuar paulatinamente la fabricación de vehículos que consumen combustibles fósiles.

China es el mayor mercado de automóviles del mundo, con más de 26 millones de unidades vendidas, tan solo en 2016, cifra que ha incrementado en los últimos años. El país más poblado de Asia se ha preocupado por alentar el crecimiento del mercado de vehículos eléctricos, para disminuir la emisión de gases contaminantes.

Varios países han anunciado medidas similares para prohibir vehículos que utilicen este tipo de combustibles; Francia y el Reino Unido son un ejemplo de ello, al marcar su prohibición a partir del 2040.