twittercloud

Twitter informó el lunes de que el año pasado hubo un aumento del 40% de las solicitudes de datos de los internautas por parte de gobiernos y autoridades, especialmente de Turquía y Rusia.

El Informe de transparencia de la red social muestra que Estados Unidos es el más activo en este punto: en el último semestre, el gobierno hizo a la red social 1,622 peticiones de información, un 29% más que el año pasado. En total, Twitter recibió 2,871 solicitudes de información de datos de usuarios (2,058 para el mismo período de 2013) de todas partes del mundo. La red social ejecutó cerca del 80% de las demandas estadounidenses.

Turquía, que bloqueó el año pasado el acceso a Twitter, al igual que a otras redes sociales, en medio de las filtraciones sobre casos de corrupción en el seno del gobierno, está en el lugar número 12º, con 356 solicitudes, un salto del 150% en un año.

“No entregamos ninguna información sobre esas demandas”, precisó Jeremy Kessel, responsable de Twitter, en un comunicado.

En Rusia, donde las autoridades demandaron el año pasado a Twitter bloquear las cuentas de “extremistas”, Kessel señaló que la red social recibió más de un centenar de demandas en los últimos seis meses de 2014, lo que nunca antes. No se trasmitió ninguna información, según el responsable de Twitter.

Las demandas rusas están sujetas a la adopción de una ley que determina que los blogueros con más de 3,000 lecturas diarias deben estar registrados y sujetos a una reglamentación más estricta. De lo contrario, son penalizados con multas sustanciales.

Japón está en la treceava posición, detrás de Estados Unidos y Turquía, con 288 demandas, de las cuales el 36% fue satisfecho.

En lo que concierne a las peticiones de supresión de contenidos, Turquía está a la cabeza, con 328 solicitudes ordenadas por los tribunales, de un total mundial de 376.

A estos resultados, se suman 149 demandas provenientes de agencias gubernamentales que argumentan “violaciones de los derechos de las personas, difamación de ciudadanos y/o responsables de gobierno”.

En más del 50% de los casos, Twitter se vio obligado en última instancia a retirar contenido. A nivel mundial, tuvo que retirarse en el 13% de los casos.