Modo Oscuro

Desde los albores de la ficción científica la humanidad ha soñado con conocer otros cuerpos estelares. El primero sobre el que se posaron los ojos y los sueños de los visionarios y científicos fue la Luna, la cual pasó a ser un objeto de deseo colectivo.

Dicho deseo se acrecentó cuando se realizó el primer viaje extraplanetario, y llegó a cotas inimaginables la noche que se dio el primer paso sobre ella. Aunque dicha felicidad no duró para siempre, pues la cancelación de las misiones tripuladas a la luna cayó como balde de agua fría sobre las expectativas de ya no sólo conocer la Luna, sino habitarla.

Sin embargo, los nuevos proyectos espaciales desarrollados por otras agencias espaciales fuera de Estados Unidos y Rusia han venido a reavivar la llama de la esperanza lunar. Dentro de estas agencias está la agencia espacial japonesa, JAXA, la cual ha traído una nueva flama la descubrir la existencia de una cueva en la superficie lunar con el tamaño suficiente para albergar una base lunar permanente.

De ser validad está información por otras agencias y equipos de investigación, probablemente estaríamos a nada de el renacer de un nuevo interés por la exploración espacial, así como ante una nueva ocasión de probar los límites de la capacidad humana de cooperación y construcción.

Vía Fayer Wayer

Comentarios