Después de la salida del Galaxy S8 en Corea del Sur y Estados Unidos, muchos usuarios empezaron a notar algo extraño: la pantalla del teléfono mostraba un tono rojizo que, después de reiniciarlo y restaurarlo de fábrica no se quitaba, por lo que empezaron las quejas.

Samsung argumentó que esta situación era normal en los panales Super AMOLED:

“Debido a la propia naturaleza de las pantallas Super AMOLED puede haber diferencias naturales en el color. Los usuarios pueden optimizar el color según sus preferencias”.

Sin embargo, los propios usuarios se preguntaban, tal vez con justa razón: ¿por qué, después de pagar tanto por el teléfono de moda, tengo que aguantar una pantalla rojiza que impide ver en sus colores reales todos los elementos visuales que muestra el teléfono?.

Aunque el problema estaba presente todavía en pocos teléfonos, Samsung ya empezó a liberar la actualización de software que arregla este problema para los usuarios de Estados Unidos y desde la semana pasada a los de Corea del Sur.

Como se puede ver en la imagen, la actualización pesa 138 MB y promete corregir el problema del color rojizo de la pantalla y otros errores menores.

Por un lado conviene que no haya llegado el teléfono al mismo tiempo que al mercado Coreano y Estadounidense, ya que las fallas que se presenten, serán corregidas para cuando llegue a América Latina el S8 y para ejemplo esto que acaba de pasar.