Modo Oscuro

musica hi res

Hola amigos de Techne, hoy les vengo a platicar acerca del audio Hi-Res, es decir, el audio de alta resolución y por qué todavía escuchamos música en baja calidad.

Así como nos encanta ver nuestras películas y series en Full HD (como mínimo) o 4K, poco nos ha importado escuchar música en alta resolución pero ¿por qué?

Desde siempre me ha gustado mucho escuchar música, pero hace poco descubrí este nuevo concepto y la verdad me metí mucho en las bondades de escuchar música en la calidad muy cercana a como el artista la grabó en el estudio.

Desgraciadamente nos hemos conformado con una pobre calidad de audio y todavía creemos que suena bien. En realidad estamos escuchando audio de baja calidad, comprimido o como le llaman de forma elegante: “audio con pérdidas”.

¿Y eso qué significa?

Imagina estar viendo Avengers: Infinity War en una televisión de 1990. Seguramente te desesperará verla por la falta de definición de la imagen. La diferencia entre la imagen de la televisión de los 90’s y una en 4K son los detalles. Más definición es más detalle. Sucede exactamente lo mismo con la música de ahora.

Comparación de formatos de video SD, HD y 4K.

Un 90% de la música que escuchamos, ya sea en un video de YouTube, en Spotify, en un video de Facebook, es música comprimida, de baja calidad y nos hemos acostumbrado a escucharla así desde hace años.

¿Y por qué se han popularizado tanto la música comprimida?

Todo fue culpa del Internet. Cuando teníamos dos buenos formatos llamados: discos de Vinilo y CD de audio, llegó la era del Internet, por lo que la música se tuvo que comprimir para poderla compartir a través de un canal muy lento y limitado. Para ello, se tuvieron que idear formas de comprimir el audio que ocupara poco espacio, tal es el caso del famosísimo y archirequeteconocido MP3.

Este formato y otros han sido los responsables de que haya bajado la calidad del sonido que estaban acostumbrados nuestros papás o abuelos allá por los 90’s y principios de este siglo.

MP3 (MPEG-1/MPEG-2 Audio Layer III)

A mediados de los 90’s el Instituto Fraunhofer IIS patentó y lanzó un proceso para poder compartir la música digital de forma fácil a través de Internet con una calidad de audio aceptable y 11 veces menos pesado que un CD. De esta forma, compartir una canción en formato mp3 que pesara 3 MB era mucho más sencillo que compartir la misma canción de 33 MB en formato CD.

¿Qué sucedió?

El boom de Internet y servicios digitales creció de forma insospechada y el formato mp3 pasó a ser un estándar en la industria musical. Nació Napster y las redes P2P donde usuarios compartían su música comprimida. Más tarde otras empresas se apuraron a crear sus propios formatos de compresión como el formato AAC (Advanced Audio Coding) de Apple, el WMA (Windows Media Audio) de Microsoft, el OGG o el ATRAC (Adaptive Transform Acoustic Coding) de Sony.

Más tarde empezaron a popularizarse los reproductores de música digital que, si bien aceptaban el formato WAV (calidad CD sin comprimir), incentivaban el uso de música digital en formatos comprimidos. De esta forma, prometían 1,000 canciones en apenas un par de GB. Esto movió a muchos usuarios y propietarios de CD’s a pasar su música a este tipo de formatos. Obviamente era más cómodo tener tu biblioteca de música en un sólo reproductor a estar poniendo y quitando CD’s en el modular de tu casa.

Además, también podías escuchar tus playlists en tu computadora descargando reproductores de mp3 gratis como Winamp, que por aqule entonces era el rey indiscutible de los reproductores. Recuerdo mucho al gran Windows Media Player que fue mi favorito.

Creo que el gran golpe al CD de audio y al disco de Vinil fue la popularización del iPod de Apple en 2001. Gracias a que Apple vio un nicho de mercado que había sido abandonado parcialmente por Sony con su pobre aceptación del Minidisc a finales de los 90’s, Apple creó un reproductor de audio tan original y atractivo que rápidamente se popularizó en todo el mundo marcando un antes y un después en la industria de la música portable. Y es que no sólo el iPod se vendía como pan caliente entre los jóvenes, sino que Apple también lanzó su tienda de música digital iTunes usando su propio formato: AAC. Un formato superior al mp3 que requiere menos espacio de almacenamiento.

reproductor de ipod
El primer iPod de Apple

Otros fabricantes lanzaron sus propios reproductores con más pena que gloria (por ejemplo, el Zune de Microsoft) y pronto las disqueras empezaron a distribuir la música de los artistas en formato comprimido. La música en formato CD empezó a estar menos disponible que nunca, las ventas de los discos de vinil cayeron en picada, y desgraciadamente, a la mayoría de la gente no le importó que la música estuviera comprimida porque al final la gente decía: “se escucha igual que un CD”.

Música en streaming

Pronto llegaría el Internet en alta velocidad y algunas empresas vieron la forma de ofrecer servicios de música por streaming, es decir, de poder escuchar música a través de internet sin tener que descargar el archivo.

Con la llegada de los smartphones todo cambió, pues ahora en ellos los usuarios almacenaban su música digital, pero aún así el almacenamiento era limitado. Fue en 2008 cuando una empresa sueca desconocida da el primer paso y ofrece una plataforma llamada Spotify, donde empieza a ofrecer dos tipos de suscripción: gratuita y de pago. A medida que este servicio llegó al mundo, la gente lo comenzó a adoptar rápidamente y volvió a cambiar la forma en como obtenemos y escuchamos la música. Nacieron otros servicios como Tidal, Deezer, Amazon Prime Music, YouTube Music o Apple Music, sin embargo, estos servicios siguen usando formatos de compresión (Tidal tiene un plan para escuchar música sin compresión), que si bien dichos formatos han mejorado con el tiempo, siguen sin ser de calidad CD y mucho menos Hi-Res.

spotify web
Spotify es el servicio de música por streaming más popular del mundo

Música en alta calidad

Aquellas personas amantes de la música en alta calidad, han sufrido en los últimos años la desaparición casi total del disco de vinil así como del CD, sin embargo, se ha visto un fenómeno que muy pocos esperaban: los discos de vinil regresaron a las tiendas de discos; una victoria para los melómanos y audiófilos, pues ellos consideran que la música en dicho formato es el mejor audio que puedas escuchar.

Ahora en nuestros días, ha resurgido con más fuerza el término de audio en alta resolución o Hi-Res Audio, una forma de escuchar música en alta calidad, haciendo a un lado la música comprimida, yendo más allá de la calidad del disco de vinil.

El concepto no es nuevo, ya que desde los 90’s muchas empresas ofrecieron formatos de audio en alta calidad como el CD-DA en 1998, Super Audio CD en 1999 y DVD Audio en el 2000. También hubo intentos de comercializar la música en Hi-Res a través del Blu-Ray como el Pure Audio Blu-ray en 2009 y High Fidelity Pure Audio en 2013. Todos ellos fueron buenos intentos, pero la idea no fue muy atractiva.

Entonces ¿qué es el Hi Res Audio?

Como su propio nombre indica el Hi-Res Audio o Audio de Alta Resolución es aquel que es reproducido con la máxima fidelidad, muy cercana a la grabación original en formato analógico. El audio en alta resolución podría definirse como: “el audio sin pérdida que es capaz de reproducir el más alto rango de sonido de grabaciones que han sido masterizadas desde algo mejor que las fuentes de calidad de música del CD”.

formatos audio hi res
Formatos de audio
formato de audio hi res
Comparación entre la calidad de audio que ofrecen los servicios de streaming, CD y Hi-Res Audio

En términos simples, el Hi-Res audio tiende a referirse a archivos de música que tienen una tasa de muestreo alta y/o bits más profundos que un CD, el cual reproduce música a 16-bit/44.1 kHz.

La tasa o frecuencia de muestreo es el número de muestras por unidad de tiempo que se toman de una señal continua para producir una señal durante el tiempo necesario para convertirla de analógica a digital. La cantidad de bits que hay, la presión de señal -que puede ser medida en primera instancia- es la que nos da la tasa de bits. Saltar de 16-bits a 24-bits hace que notemos una mejora en la calidad del audio. Los archivos de audio Hi-Res, generalmente, usan una frecuencia de muestreo de 96kHz o 192kHz a 24-bits. Puedes tener también archivos de 88.2 kHz y 176.4kHz.

Imagen: Sony

¿Qué de bueno tiene el audio de alta calidad?

De entrada, calidad de sonido superior por encima de los archivos en formato comprimido. Desgraciadamente, en los últimos años hemos podido acceder a una cantidad ilimitada de música pero el 90% de toda ella está en formatos comprimidos (como los que te comenté antes) y ello ha impedido que podamos escuchar la música que más nos gusta en la mejor calidad posible.

Los archivos Hi-Res de 24bit/96kHz o 24bit/192kHz podrían, por tanto, estar mucho más cerca de replicar la calidad de sonido con la que los músicos e ingenieros de sonido estuvieron trabajando en el estudio. Estos archivos son nombrados como “Studio Masters” en algunos casos.

Tal vez la calidad no importe mucho si escuchas tu música en tu celular mientras viajas o en tu trabajo, pero si eres de los que quieren escuchar tus canciones preferidas en la mejor calidad posible, muy cercano a como se escucha en el estudio de grabación, entonces te interesará saber qué necesitas para poder escuchar música en Hi-Res.

Antes de listar lo que necesitas para escuchar música en Hi-Res, hay que saber qué formatos de audio son los que son compatibles. Los más usados son FLAC, ALAC (Apple Lossless), AIFF y WAV. En menor medida, pero en aumento de popularidad, están los archivos DSD y MQA. Cabe destacar que, no por el hecho de tener un archivo en formato FLAC, por ejemplo, quiere decir que sea un archivo de audio Hi-Res, hay que ver sus propiedades para estar seguros que se trata de este tipo de audio.

hi res audio kbps
Detalles de un archivo en formato FLAC que es Hi-Res

¿Qué necesito para poder escuchar música en Hi-Res?

Primero, tener el archivo de audio en alguno de los formatos que te comentamos anteriormente. Estos archivos se pueden conseguir en tiendas de música digital. Un buen sitio donde puedes comprar música en hi res es: https://www.hdtracks.com/. Hay sitios donde puedes descargar hi res audio gratis como este que encontré.

Muchos creen que descargando el archivo Hi-Res de una canción (ya sea FLAC, DSD, Apple Lossless, etc.) y reproduciéndolo en la computadora, ya estará escuchando audio Hi-Res, sin embargo, falta un elemento muy importante. Eso se debe a que es necesario tener un chip dedicado para procesar estos archivos de música en Hi-Res. Estos chips se encuentran en las tarjetas de sonido especiales para computadoras; también los podemos encontrar en reproductores de audio dedicados. Escuchar música de un archivo en formato para Hi-Res con tu PC (con la tarjeta de sonido genérica que trae), o en tu celular, es como si tuvieras un Ferrari con el motor de un Nissan Tsuru. Caminará el auto, pero no acelerará como un verdadero Ferrari. Aquí es lo mismo.

hi res audio music
Chip dedicado a procesar Hi-Res Audio y otros formatos de música

Puedes adquirir una VERDADERA tarjeta de sonido e instalársela a tu computadora o puedes optar por adquirir uno de los reproductores que actualmente hay en el mercado que procesan de forma sobresaliente los archivos Hi-Res. Eso sí, no son nada baratos (tampoco las tarjetas de audio), pero los hay muy accesibles a partir de los 2 mil pesos mexicanos (85 dólares) hasta los 50 mil pesos (2,145 dólares) o más. La diferencia es la calidad del chip de procesado de audio. Mientras mejor sea el chip, mejor sonido vas a obtener.

Los reproductores de audio Hi-Res también tienen algunas ventajas; entre ellas, la opción de usarlo como USB DAC. ¿Qué significa esto? Pues que puedes usar los chips de procesado de sonido de tu reproductor portátil para escuchar el audio de tu computadora con solo conectarlo vía USB. Es decir, tu computadora enviará el audio a tu reproductor portátil, éste lo mejorará y terminarás escuchando la música como jamás la habías escuchado antes.

Marcas de este tipo de reproductores hay varias que conozco: Fiio, Sony y Pioneer. Hay otros fabricantes de reproductores como: Astell & Kern, Acoustic Research o Ibasso.

reproductores hi res
Reproductores de música Hi-Res

Llegó la confusión

En mi caso, estuve indeciso a la hora de escoger un reproductor Hi-Res. Principalmente, mi indecisión estaba entre la marca Fiio y Sony. Fiio es una marca china que últimamente ha hecho un excelente trabajo con sus reproductores Hi-Res. Encontrarás muchas reseñas de sus variados modelos en YouTube. Vi muchas reseñas de esos reproductores y estuve a nada de comprar el Fiio M7, sin embargo, algo me detuvo. Desde niño siempre tuvimos en la casa productos Sony para escuchar música y ninguno de ellos nos decepcionó, todo lo contrario. Pasé por el Walkman, Discman, Mini Componentes,  el Sony Mini Disc y el Sony Ericcson K300 (este último un celular de la era prehistórica).

Con esto en mente investigué algunos reproductores que esta marca ofrecía y encontré pocos, pero uno de ellos me llamó la atención: el Sony Walkman NW-A55HN, sobretodo por su precio, estaba casi igual que el Fiio M7. Bien, tenía dos opciones, por un lado el reproductor de Sony, y por el otro, la solución de Fiio ¿habrá algún elemento diferenciador que sobresalga de alguno de ellos? La respuesta fue si y vino de la mano de Sony.

El Sony Walkman NW-A55HN fue el ganador de mi elección ¿por qué? Porque Sony no solo le puso un chip dedicado al procesamiento de sonido, sino que le metió dos tecnologías muy importantes y propias de Sony: DSEE HX y S-Master HX. La primera analiza el tipo de canción por Inteligencia Artificial e intenta restaurar los archivos de audio comprimidos a archivos de alta resolución. La segunda tecnología mejora aún más la calidad de la música de los archivos Hi-Res ofreciendo menor distorsión y ruido.

Ojo, esta fue una decisión de compra totalmente personal, los otros reproductores Hi-Res tienen más o menos funciones adicionales, pero al final conseguirán nuestro objetivo: procesar el audio en alta resolución como se debe.

También cabe destacar que marcas como Sony han hecho esfuerzos para poner su tecnología Hi-Res en los celulares. Modelos como el Xperia Z3 tienen chips de procesamiento de sonido y códecs para reproducir música en Hi-Res.

Teniendo el reproductor y el archivo en los formatos comentados anteriormente, estamos en un 70% de completar los pasos para escuchar audio en Hi-Res, falta uno muy importante: las bocinas o audífonos por donde escucharemos el audio.

Pero antes debemos estar familiarizados con un concepto muy importante a la hora de escoger tanto bocinas como audífonos llamado: Respuesta en Frecuencia.

La mayoría de las personas podemos oír en un rango de frecuencias comprendido entre los 20 Hz y los 20000 Hz. Algunas otras pueden escuchar menos de 20 Hz y otras un poco más de los 20000 Hz. Sin embargo, para poder reproducir toda la gama de sonidos de un audio en Hi-Res deberemos escoger bocinas o audífonos con Respuesta en Frecuencia entre 4 Hz y 50000 Hz o más.

Bocinas o audífonos Hi-Res

Uno de los elementos más importantes para escuchar audio en Hi-Res, pues a través de ellos, escucharemos la música en todo su esplendor y detalle.

Bocinas

hi res audio bluetooth speaker

Actualmente es cada vez más difícil encontrar bocinas cableadas, pues estas son las ideales para conectarlas a nuestro reproductor o componente de audio. Sólo hay que verificar que el rango de su respuesta en frecuencia sea amplio.

Ahora bien, las bocinas inalámbricas son el estándar actual para que la música retumbe a donde quiera que vayamos, sin embargo, ¿se puede escuchar audio Hi-Res en dispositivos inalámbricos? La respuesta es sí, sin embargo, es muy importante a la hora de la compra, ver la ficha técnica del producto. En ella debemos ver que nuestro sistema de audio o audífonos sean compatibles con los codecs inalámbricos: AptX HD, LDAC o el más reciente LHDC. Hablaré sobre estos codecs más adelante.

Audífonos

hi res audio audifonos

Son los que más usa la gente en este mundo conectado; donde cada quien escucha su propia música, el audio de sus series, películas o videos preferidos. Los hay de muchas marcas y cada fabricante imprime su firma de sonido por la cual destacan. Los hay de diadema y aquellos que se meten dentro del oído (In Ear).

Para escuchar audio Hi-Res debemos elegir aquella marca de audífonos que cumpla con los siguientes requisitos:

Audífonos de cable

  • Frecuencia en respuesta: 4 Hz a 40000 Hz o más
  • De preferencia audífonos de diadema

Audífonos Inalámbricos

  • Frecuencia en respuesta: 4 Hz a 40000 Hz o más
  • Compatible con codecs AptX HD y/o LDAC (preferentemente LDAC)
  • De preferencia audífonos de diadema

Marcas hay muchas, pero recomiendo que busques algunos de las marcas: Audio-Technica, Bose, Sennheiser, JBL o Sony.

Ahora vamos a hablar un poco acerca de los codecs que se usan en las bocinas y audífonos inalámbricos.

Alámbrico vs Inalámbrico

Cuando tenemos nuestras bocinas o audífonos conectados por cable a nuestro reproductor de música, la información viaja completa, sin ninguna limitación, permitiendo que se reproduzca la música sin problemas. El asunto se complica cuando la conexión es inalámbrica, porque el canal por donde viaja la información es de un ancho de banda bastante limitado y es necesario comprimir la música. Esta tecnología ya la conoces: Bluetooth.

Imagínate, si tu canción ya está comprimida (mp3, aac, etc), se tiene que volver a comprimir para poder viajar de forma inalámbrica usando codecs de baja velocidad como el SBC o AAC.

Aunque el Bluetooth no fue inventado para soportar velocidades altas de transferencia, ha ido mejorando a medida que se ha ido actualizando el protocolo, sin embargo, varias empresas han mejorado sus codecs para poder mejorar la calidad de sonido que viaja a través de esta conexión.

¿Por qué los codecs AptX HD, LDAC y LHDC son necesarios para escuchar audio Hi-Res inalámbrico?

Porque tienen una alta tasa de transferencia de información y por tanto, pueden enviar audio de alta calidad a tus audífonos inalámbricos. Estas son las características de los tres codecs:

Aptx HD

  • Velocidad: 576 kbps.
  • Resolución de muestra: 24 bits
  • Frecuencia de muestreo: 48kHz
  • Empresa: Qualcomm

LDAC

  • Velocidad: 990 kbps.
  • Resolución de muestra: 24 bits
  • Frecuencia de muestreo: 94kHz
  • Empresa: Sony

LHDC

  • Velocidad: 900 kbps.
  • Resolución de muestra: 24 bits
  • Frecuencia de muestreo: 96kHz
  • Empresa: Hi-Res Wireless Audio (HWA) Union y Savitech

Como se puede ver, el codec de Sony es el que ofrece mejor calidad de sonido, sin embargo, este codec es difícil encontrar en otras marcas que no sean Sony. El que es un poco más fácil de encontrar con otros fabricantes el codec AptX HD. El formato LHDC es muy reciente, por lo que es muy poco probable que lo encuentres en audífonos o bocinas, sin embargo, en poco tiempo lo estaremos viendo en muchas marcas. Estos codecs inalámbricos que permiten escuchar música en Hi-Res han creado un nuevo concepto llamado:

hi res audio bluetooth

Mi elección de audífonos

Realicé un análisis de los diferentes tipos de audífonos (diadema) que hay en el mercado y me decanté por el modelo que ofrece Sony, los WH-1000XM3. Estos audífonos resultaron ser una pasada. Su cancelación de ruido es la mejor hasta ahorita, sin embargo, los compré por dos cosas:

Ofrecen sonido Hi-Res Audio y Hi-Res Audio Wireless, ya que tienen soporte con el codec LDAC. La verdad es difícil distinguir entre Hi-Res audio con cable y con LDAC. Esto se debe a que el codec LDAC transmite una gran cantidad de datos.

Escuchando audio Hi-Res

¡Por fin! hemos llegado al momento cumbre. Tenemos nuestros audífonos o sistema de sonido listos, nuestro reproductor listo y nuestro archivo Hi-Res, ya sea DSD, MQA, FLAC, ALAC, WAV, etc., y ahora sí, a ponerle PLAY y comenzar a disfrutar cada matiz y cada detalle de la música en Hi-Res. Recuerda que tampoco importa que todos tus archivos estén en Hi-Res, con que los tengas en formato CD, o incluso en MP3, tu reproductor  o tarjeta de sonido mejorará muchísimo el audio resultante.

Comentarios