Modo Oscuro
reseña bandersnatch
Imagen: Netflix

El pasado 28 de diciembre Netflix estrenó una película basada en la serie Black Mirror llamada Bandersnatch, la cual narra el proceso por el que atraviesa un joven programador para adaptar el libro del mismo nombre a un videojuego.

El filme sería uno más si no fuera porque Netflix lo hizo interactivo, es decir, tu como espectador vas eligiendo el curso de la historia a medida que ésta se va dando tomando las decisiones por Stefan (Fionn Whitehead), protagonista de la película.

—Alerta de Spoiler—

Esta reseña contiene spoilers que pudieran aguarle la fiesta a más de uno, asi que si no has visto Bandersnatch, te recomendamos que la veas y experimentes una historia totalmente interactiva. De todas formas, si no la has visto y quieres ver más o menos de qué trata, sigue leyendo.

Dicho lo anterior, la historia se ambienta en 1984 donde Stefan Butler (Fionn Whitehead) programador británico, busca adaptar la novela “Bandersnatch” a un videojuego. Lo curioso es que esta novela, al parecer, volvió loco a su autor y terminó matando a su mujer ¿pasará lo mismo con Stefan?

reseña bandersnatch
Imagen: Netflix

Apenas empieza la película y uno como espectador tiene que tomar decisiones que irán conduciendo a Stefan a distintas situaciones. Las decisiones son tan aparentemente vanas como seleccionar el cereal que desayunará o la música que esuchará. Más adelante vendrán decisiones un tanto más extremas que desatarán consencuencias muy graves.

La historia parece bastante simple, pues el buen Stefan está desarrollando la adaptación del libro en un videojuego para una empresa en la que trabaja su idolo, Colin Ritman (Will Poulter) también programador pero famoso por haber creado muy buenos videojuegos.

reseña bandersnatch
Imagen: Netflix

En torno a esto, Stefan se compromete a terminar el juego en una fecha pactada, sin embargo, empiezan a ocurrirle sucesos extraños derivados de varios factores que se le juntan: un padecimiento mental que tiene, la novela misma y la vida del autor, sus medicamentos o una posible “manipulación de alguien más”.

Es aquí donde todo se vuelve extraño, pues a medida que vas decidiendo lo que Stefan debe hacer o decir, él mismo se empieza a dar cuenta que alguien más lo controla…desde el futuro.

Un detalle interesante es que al intentar saber cuanto dura la película, no aparecen los controles tradicionales del tiempo, sólo puedes retrasar, adelantar 10 segundos o poner pausa, por lo que todo depende de las decisiones que tomes.

reseña bandersnatch
Imagen: Netflix

En algún momento de la película, el propio Stefan se da cuenta que él no tiene el control de sus decisiones, sino alguien más e incluso en una parte grita pidiendo que decidan por el.

En una de las partes más extrañas que hayas pasado como espectador de Netflix, y según las opciones que vayas tomando, te toparás con la opción “Netflix”, la cual le revela a Stefan que alguien del futuro lo controla a través de una plataforma de streaming llamada Netflix. Sientes extraño cuando ves esa revelación.

Y cuando crees haber llegado al final, la propia plataforma te pregunta si quieres tomar alguna decisión diferente en alguna parte de la historia. Tal vez tu deseo de saber “qué pasaría si Stefan hubiera decidido hacer lo opuesto a lo que decidí” se imponga y termines descubriendo los distintos finales que tiene la película.

Al final, Bandersnatch no se ve, sino que se experimenta.

Comentarios