cohete chino

Lanzar cohetes al espacio tiene su chiste, haciendo a un lado toda la parte de ingeniería, se necesita saber también que los restos del cohete lanzado caigan en un lugar determinado y no sobre nuestras cabezas.

Esto último parece que no lo calcularon bien al cohete lanzado por la agencia espacial de China, el Long March 5b. El cohete alcanzó la órbita y pronto volverá a entrar en la atmósfera este fin de semana, el problema es que no saben en qué parte de la Tierra va a caer.

El Comando Espacial de Estados Unidos está rastreando la trayectoria de los restos del enorme cohete chino. Mike Howard, portavoz del Departamento de Defensa, ha informado de este trabajo de rastreo a través de un comunicado. Se espera que este fin de semana, entre el 8 y 10 de mayo el cohete toque Tierra, aunque los cálculos pueden cambiar de un momento a otro. No se sabe a ciencia cierta dónde acabarán los restos del cohete, pero no debe cundir el pánico.

Los científicos piden calma ante este evento, Jonathan McDowell, astrofísico del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, ha explicado a CNN que “el riesgo de que te golpee es increíblemente pequeño. Por eso, no perdería ni un segundo de sueño por esto”. Lo más probable es que acaben en el Océano Pacífico, por su gran extensión.

China tiene pensado construir su propia estación espacial de nombre Tianhe-1, y para ello planificó 11 lanzamientos de sus cohetes Long March 5b para llevar los componentes necesarios para su construcción. Desgraciadamente este es su primer lanzamiento y ya creó suficientes problemas para preocupar al planeta entero.

En la mayoría de los casos, los satélites y los desechos espaciales que vuelven a entrar en la atmósfera tienden a quemarse antes de golpear la Tierra, o se dirigen a los océanos.

“Es de interés común para todas las naciones actuar responsablemente en el espacio, para garantizar la seguridad, la estabilidad, la seguridad y la sostenibilidad a largo plazo de las actividades en el espacio exterior”, declaró Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca.

Actualización 07-05-2021

Según la inclinación orbital del Long March 5B, los expertos indican que los restos del cohete podrían pasar por una región localizada en Nueva York, Estados Unidos, Brasil, Pekín en China y Wellington en Nueva Zelanda. Hasta el momento, no hay un aproximado del nivel de destrucción podría causar.

Sigue en vivo la caída de los restos del cohete chino