Modo Oscuro

La mayoría de noticias de las últimas semanas se han centrado en los lanzamientos de los teléfonos de Apple y de su acérrimo competidor Samsung. Sin embargo, no es un secreto que ambas compañías en algunos puntos tienen que establecer contratos comerciales, como es el caso específico del área encargada de la fabricación de componentes del conglomerado de Samsung, quienes se encargan de la fabricación de varias piezas del iPhone X.

Por esas razones se estima que Samsung podría incrementar sus ingresos hasta $4 billones de dólares más que por producir el Galaxy S8. Lo que se traduce en una ganancia de $110 USD de cada iPhone X que Apple venda.

Samsung es la única empresa que tiene la capacidad instalada para poder fabricar la cantidad que Apple necesita de pantallas OLED, la memoria flash NAND y los chips de memorias DRAM, para sus teléfonos. Dadas estas estimaciones la fabricación de estos componentes para su principal competidor, representan 35% de los ingresos de compañía surcoreana.

Comentarios