Se crea en Oaxaca bioinsecticidaEl doctor en entomología del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional Unidad Oaxaca (CIIDIR), Rafael Pérez Pacheco, se encuentra desarrollando una solución para combatir a los mosquitos, que en los estados de Chiapas, Oaxaca y Guerrero; han causado estragos por ser transmisores de enfermedades como: Dengue, Zika y Chikungunya.

Desde hace más de 25 años el doctor Pérez, quien es miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) ha trabajado en el proyecto Control biológico de mosquitos con nematodos parásitos.

Dentro de las instalaciones del CIIDIR Oaxaca, se encuentra una bioplanta del Instituto Politécnico Nacional, en donde precisamente el doctor Rafael Pérez ha desarrollado estos nematodos parásitos, que se encargan de combatir a los mosquitos de las especies Culex quinquefasciatus y Aedes aegypti, transmisoras de Dengue, Zika y Chikungunya, además de Paludismo.

Dichos nematodos parásitos, se encargan de parasitar y devorar en etapa larvaria (comúnmente conocida como “rompetripas”) a los mosquitos.

Se crea en Oaxaca bioinsecticidaEl investigador dijo al respecto: “Los tipos de nematodos que se cultivan en la bioplanta no causan daños en las personas, únicamente combaten las larvas de los mosquitos. Se han hecho pruebas en más de 100 tipos de moscos y en todas han dado buenos resultados”.

También ha explicado que el proyecto cuenta con la producción suficiente de parásitos para combatir la alta presencia de mosquitos en regiones como la Costa, Tuxtepec e Istmo, mediante la siembra de nematodos en ríos o lagunas, e inclusive, fuera de la entidad.

Los parásitos son llevados y liberados en sitios en los que se reproducen los zancudos, sin causar efectos secundarios en el medio ambiente, dando como resultado el control de estos insectos y con ello una mejor calidad de vida para los pobladores.

Se crea en Oaxaca bioinsecticida

Y agrega que el trabajo en el laboratorio efectuado por él y alumnos del CIIDIR ha permitido que los parásitos sean resistentes a condiciones de salinidad, así como aguas negras, lo que repercute en su eficacia para combatir las larvas.

Finalmente afirmó: “A través de un mejoramiento genético, los nematodos tienen características que les permiten acoplarse a lagunas que se encuentran en la Costa oaxaqueña y que tienen concentraciones superiores de sal. La intención no es erradicar a los mosquitos sino reducir las poblaciones para que no causen problemas de salud ni tampoco molestias”.

Vía CONACYT Prensa

Comentarios