Imagen 1

Lanzar tu computadora por la ventana o agarrarla a golpes no va a hacer que se vuelva más rápida. Y es que después de unos meses de uso es normal que nuestro equipo de computo disminuya su rendimiento. Sin embargo, con un correcto mantenimiento y siguiendo una serie de sencillos consejos podremos conseguir que nuestro dispositivo mantenga sus buenas prestaciones durante más tiempo.

Por tales motivos, hoy en Techne te presentamos ocho opciones para que agilices la rapidez de tu computadora:

1. Desinstala programas innecesarios o inútiles. 
A lo largo de la vida de una computadora tendemos a acumular cientos de programas, muchos de los cuales sólo hemos necesitado en una o dos ocasiones e incluso otros que ni sabíamos que estaban instalados. Pues aunque no estén en ejecución, todos esos programas ralentizan nuestro disco duro y además pueden abrir procesos secundarios que consumen recursos de la memoria RAM sin aportar nada a cambio. Por ello es conveniente revisar qué software tenemos instalado y desintalar todos aquellos que no nos sean útiles. Para hacerlo en Windows tan sólo tendrás que entrar en tu “Panel de Control” y dar clic en “Agregar o quitar programas”. Revisa toda la lista y selecciona “desinstalar o quitar” cuando quieras eliminar alguno.

2. Optimiza el inicio de Windows prohibiendo que se ejecuten tareas secundarias
. Si tenemos en cuenta que el sistema operativo sigue siendo el mismo (salvando la memoria extra que puedan consumir las actualizaciones que haya instaladas), ese tiempo extra que nos desespera es causado por las numerosas tareas que se ejecutan simultáneamente al iniciar nuestro PC.

3. Elimina los archivos temporales. Windows almacena miles de archivos temporales que en algún momento hemos necesitado pero que ya no tienen ninguna función y podemos eliminar sin ningún problema, ahorrando no sólo espacio sino también mucho tiempo que tardaría nuestro equipo en revisar todos esos datos

4. Desactiva opciones visuales que consuman muchos recursos.
Desde Windows Vista al recién presentado Windows 10, el aspecto visual de las ventanas y las animaciones que se ejecutan al cambiar de una tarea a otra son espectaculares y se han convertido en una auténtica señal de identidad de las nuevas versiones de este sistema operativo, pero a costa de consumir más recursos de nuestros PC.

En el caso de que nuestra computadora de escritorio o portátil vaya más lenta que de costumbre, uno de los trucos más eficaces e inmediatos es desactivar todos estos efectos y volver al tema básico de Windows. Tan sólo deberás hacer click con el botón derecho de tu ratón en el “Escritorio”, seleccionar “Personalizar” y luego elegir el tema básico. El cambio será inmediato.

5. Desfragmenta periódicamente el disco duro
Es la clave más ardua pero una de las más necesarias para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro disco duro. Y es que desfragmentar nuestro disco nos ayuda a que todos los archivos se ordenen correctamente en la superficie de la unidad, se eliminan datos inconexos y se reduce el tiempo que nuestro equipo necesitar para leer, escribir y acceder a los datos que almacenamos.

Windows trae consigo una herramienta para desfragmentar nuestros discos duros, a la que se puede acceder desde el “Menú Inicio/Programas/Accesorios/Herramientas del Sistema/Desfragmentador de Disco”. Asegúrate de cerrar todos los programas antes de ejecutar este servicio, que durará un par de horas, en función de la capacidad de tus unidades.

6. Apuesta por antivirus más ligeros
. No vamos a recomendarte que desinstales tus antivirus pero sí que analices cuántos recursos consumen. Así, las soluciones de seguridad más completas y avanzadas del mercado suelen ser también las que más memoria RAM consumen a través de varios procesos que se ejecutan en segundo plano y que pueden hacer que nuestra computadora tarde más en abrir cualquier otro programa.

Por eso, conviene plantearse otras alternativas de antivirus y firewalls más ligeros (incluso herramienta en la nube, que no requieren instalación alguna) y que, aunque renunciando a la máxima protección, permitan que nuestra computadora recupere la viveza de antaño.