Modo Oscuro

genichiro sekiro

Si algo ha caracterizado a la compañía japonesa From Software son sus juegos, en especial por la alta dificultad que ofrecen al jugador. Desde su creación en el año 1986 ha sido la responsable de crear juegos emblemáticos tales como Tenchu y la aclamada saga Dark Souls.

Empresa que en el año 2009 lanzó en Japón el juego Demon’s Soul, el cual, fue el primero que comenzaría con un nuevo tipo de juego denominado soul, con una ambientación oscura, medieval y de alta complejidad. Fue muy bien recibido obteniendo excelentes críticas y su creador y director Hidetaka Miyazaki se hizo de renombre en la comunidad de jugadores.

Posteriormente con la trilogía de Dark Souls, la cual comenzó en 2011, hizo crecer más la popularidad de la compañía como a su creador, generando al mismo tiempo una legión de fans adictos a la temática oscura y de dificultad elevada. En 2015 volvería a crear fascinación en la comunidad de jugadores con el lanzamiento de su siguiente título Bloodborne, que continuaba sobre la misma línea que caracteriza a un juego soul.

A pesar de su inmensa popularidad y aceptación en los jugadores, solo 2 juegos habían sido nominados Juego del Año GOTY (Game of the Year). El primero fue Demon’s Souls en 2009 y Dark Souls 2 en 2014. No sería hasta el 2019 cuando finalmente lo haría con su más reciente título: Sekiro Shadows Die Twice.

Sekiro es un juego que rompe con el esquema que venía con los souls. Está ambientado en el Japón medieval y lleno de colores vivos que contrastan con el ambiente gótico de los juegos anteriores. Aquí el protagonista, Sekiro, es un shinobi (ninja como se conoce en occidente), quien lucha para salvar y proteger a su señor Lord Kuro, un infante que posee el Acervo de Dragón, es decir la inmortalidad. Pero a pesar de ser un juego diferente y no ser considerado por muchos como un tipo souls, lleva el sello distintivo de From Software y Miyazaki: su alta dificultad.

Sólo al empezar el juego, el primer rival a vencer será el mismísimo jefe final: Genichiro Ashina. Y ésta es solo una pequeña muestra de lo que le espera al jugador en el transcurso del juego. Genichiro nos derrotará con mucha facilidad y nos cortará el brazo izquierdo y más adelante se nos otorgará una prótesis de shinobi, un brazo prostético que nos ayudará en el combate durante el juego.

¿Qué sucedería si pudiésemos vencer al jefe del juego en el primer encuentro? Podemos verlo en el siguiente video:

Al avanzar en la historia,  el jugador tiene que enfrentarse a jefes y mini jefes, cada uno con ataques, tiempos y cualidades diferentes. Para ganar en Sekiro hay que morir muchas veces. Es un juego que requiere destreza, habilidad, pero sobre todo mucha paciencia para aprender los movimientos del rival, sus golpes y el ritmo de cada uno de ellos.

Los enemigos cuentan con una barra de salud y una de postura. Aquí lo más importante no es bajar la vitalidad a base de golpes como en cualquier juego si no su postura. Al romper el límite que el rival es capaz de soportar quedará expuesto y podremos derrotarlo.  Para lograrlo, existen golpes que no podemos bloquear tales como barridos, frontales o embestidas. Los cuales hay que aprender a distinguir uno del otro, llegando al principio a equivocarse muchas veces. De igual manera, si el enemigo es capaz de romper nuestra postura, quedaremos expuestos a sus ataques.

Los jefes y mini jefes cuentan con 2 barras de salud, es decir que tendremos que matarlos 2 veces y en algunos casos más de dos.  Al matarlo por primera vez, sus golpes y movimientos cambian por lo que también habrá que memorizarlos para poderlos derrotar.

Mientras avanzamos en el juego encontraremos nuevas armas que podemos utilizarlas con la ayuda del brazo prostético (un hacha para despedazar escudos, un cañón  de llamas, petardos, shoriukens, etc. ), así también como dulces o caramelos que al consumirlos infligen más daño a la vitalidad y/o postura de los enemigos. También podemos hacer uso del confeti divino, el cual sirve para reducir en gran medida la salud de los oponentes y para enfrentarnos a enemigos del tipo aparición. Una calabaza curativa que nos permite restaurar la salud cuando hemos recibido daño. Cada uno de estos elementos son de gran ayuda y se utilizan contra los diferentes tipos de enemigos a lo largo del juego.

Existen cuatro posibles finales en Sekiro, dependiendo si realizamos ciertas acciones y conseguimos determinados objetos. El final que es considerado como “bueno” es el denominado Final Retorno, el cual abre la posibilidad de que en el futuro pueda existir un Sekiro 2.

¿Se puede derrotar a los enemigos sin el uso de las armas de la prótesis ni los dulces, confeti o calabaza curativa y obtener el Final Retorno? La respuesta es sí. Una vez conociendo los movimientos, tiempos de los enemigos y con paciencia se puede lograr. A continuación mostramos cómo derrotar al jefe final sin la ayuda de éstas herramientas y obtener el Final Retorno.

Una característica particular de Sekiro es la posibilidad de resurrección. Cuando se es derrotado por algún enemigo, se tiene la posibilidad de resucitar y volver a pelear. De ahí el nombre del juego Shadows die Twice (Las sombras mueren dos veces). Para ser derrotados tenemos que morir dos veces.

Sin embargo, morir en Sekiro tiene consecuencias. Al ser derrotado no solo hay que volver a pelear con él o los rivales otra vez, en muchos casos se debe de pasar por el mismo lugar y abrirse paso entre los enemigos para volverse a enfrentar con el jefe, mini jefe o enemigo en cuestión. Además, no solo se tiene que recorrer nuevamente todo el camino que se ha trazado, si no que también se pierde la mitad del dinero que se lleva y la mitad de la experiencia acumulada. El dinero en el juego se utiliza para comprar objetos tales como dulces, armas de la prótesis y elementos que son de utilidad en el transcurso del juego. En el caso de la experiencia, ésta sirve para adquirir habilidades tales como golpes especiales, mejorar el sigilo  o la posibilidad de recuperar vitalidad al matar enemigos.

Puede parecer un juego en extremo difícil, pero constancia y paciencia se puede lograr terminar. Sekiro pone a prueba a los jugadores más experimentados. ¿Crees poder terminarlo?

Comentarios