hamaca-virginia-soporte-oceano

El ser humano no es perezoso por naturaleza, sí por instinto. Es perezoso cuando no hay una necesidad que requiera de su total atención, cuando no tiene que concentrarse en un asunto particular. Mas, su tendencia a echarse en la cama, a tirarse en la hamaca o a mirar el televisor es pura supervivencia: conservar energía.

The conquest of Happiness, estudio psicológico realizado por Bertrand Russell, demostró que la tendencia a ser perezosos es  intrínseca en los seres humanos. La investigación que consistió en rellenar un cuestionario para después entregarlo en una oficina a quince minutos de distancia, como primera opción, o en rellenar el cuestionario para entregarlo en la sala más tarde, demostró que el 68% optó por la segunda opción aunque no ganarán una recompensa. Mientras que sólo el 32% ganó la barra de chocolate.

No obstante, al ser interrogados, los participantes que decidieron caminar los quince minutos parecían más felices y satisfechos que los que esperaron en la sala para entregar el cuestionario. Por lo que la conclusión es la siguiente, el ser humano tiene por instinto básico la pereza, pero al ser incentivado a realizar una actividad, puede mostrarse activo e incluso feliz al ser premiado.

Comentarios