alcohol
Si alguna vez te has encontrado en una incomoda situación sexual por beber de más, este pequeño artículo es para ti. ¿Qué pasan en nuestro cuerpo cuando consumimos una sustancia alcohólica? En primer lugar, es probable que nuestro juicio no sea el más adecuado, y eso nos haga tomar decisiones equivocadas.

El alcohol altera las funciones del cerebro, y puede también anestesiar las sensaciones, por lo que si alguna vez te has despertado al lado de alguien sin recordar qué pasó la noche anterior, ya conoces el motivo.

Alessandra Rampolla, una reconocida sexóloga, explica en su sitio Universo Alessandra que el sexo y el alcohol no hacen muy buena pareja:

“Ciertamente, el alcohol nos desinhibe, y aunque es cierto que sí logra apaciguar los nervios y la ansiedad que pudiera existir respecto al sexo, lo que no hace es mejorar la respuesta sexual humana”, señala la experta.

Rampolla enfatiza en que los efectos del alcohol en el sexo son distintos para hombres y mujeres. En ellos, puede que exista una inhibición de la erección debido a las alteraciones que produce en el sistema nervioso o que se demoren más en eyacular, y aunque muchos crean que es algo bueno, esto puede afectar la sensibilidad. Abusar de la mantención de la erección con el alcohol puede traducirse en disfunciones a futuro.

En el caso de las mujeres, el alcohol puede producir la pérdida de sensibilidad en todo el cuerpo, particularmente en su zona genital. Finalmente, esto hará que sea más difícil alcanzar el orgasmo.

A pesar de eso, la sexóloga apunta que la mayor parte de las mujeres notan un aumento de la libido cuando beben alcohol, ya que dejan de lado las restricciones morales y la ansiedad. Se sienten más libres, pero puede ser que un día después, este libertad conduzca al arrepentimiento. Motivo por el cual, es aconsejable que la mezcla entre sexo y alcohol no sea desmedida y se practique entre personas de confianza.