Modo Oscuro

Un miembro del equipo del Centro de Control Aeroespacial de Pekín que revisaba las imágenes de la cámara principal del róver vio un pequeño cráter que parecía contener material de un color y brillo diferente al de la superficie lunar circundante. Los científicos ordenaron al róver que revisara el extraño material.

El Yutu 2 se acercó cuidadosamente al cráter y grabó este material de colores inusuales y su alrededor.

El róver examinó ambas áreas con su espectrómetro visible y de infrarrojo cercano (VNIS) que detecta la luz que se dispersa o refleja en los materiales para revelar su composición.

Hasta ahora, los científicos de la misión no han ofrecido ninguna explicación de la naturaleza de la sustancia coloreada. Solo han indicado que es “gelatinosa” y que tiene un “color inusual”.

Por su parte, los investigadores externos sugirieron que esta sustancia es un vidrio fundido creado a partir de meteoritos que golpean la superficie de la Luna.

No es la primera vez que se descubre una superficie colorida en la Luna. En 1972, durante la misión Apolo 17, el astronauta y geólogo Harrison Schmitt había descubierto un área de color naranja cerca del sitio de aterrizaje de la nave. Los geólogos lunares finalmente concluyeron que había sido formada durante una erupción volcánica explosiva hace 3.640 millones de años.

El Chang’e 4 fue lanzado a principios de diciembre de 2018 y realizó el primer aterrizaje suave en el lado opuesto de la Luna el 3 de enero. Hasta ahora, el róver Yutu 2 había explorado un total de 271 metros de la superficie lunar. Además, en la nave fue realizado el primer experimento biológico lunar y fueron descubiertos dos tipos de rocas del manto lunar nunca antes estudiadas.

Fuente: Sputnik News

Comentarios