Sonda espacial europea revela planeta con forma de balón de futbol americano
ESA

Resulta que no todos los planetas son esféricos como todos los planetas del sistema solar. La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) anunció que ha encontrado un planeta con forma de balón de futbol americano en la constelación de Hércules, según una publicación del blog de la agencia. El cuerpo llamado WASP-103b, es un planeta de casi el doble del tamaño de Júpiter con 1.5 veces su masa, el planeta parece estar deformado debido a las enormes fuerzas de marea causadas por su estrella anfitriona.

Al igual que la gravedad de la Luna atrae a la Tierra, la estrella anfitriona de WASP-103b está tan cerca del planeta que ejerce una asombrosa fuerza de marea. Esto ha dado lugar a que el planeta adopte la forma de balón de futbol americano y, sorprendentemente, es la primera vez que se detecta una deformidad de este tipo en un exoplaneta.

Sonda espacial europea revela planeta con forma de balón de futbol americano
ESA

El descubrimiento fue realizado por el telescopio espacial CHEOPS de la ESA y se basó en datos recopilados por el telescopio Hubble y el telescopio espacial Spitzer de la NASA.

Específicamente, CHEOPS pudo detectar firmas de luz muy específicas hechas por el planeta mientras transitaba por su estrella anfitriona. Usando estos datos, los astrónomos pudieron determinar su deformación de marea exacta.

Jacques Laskar, director investigador del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia y coautor de un artículo sobre el descubrimiento en la revista Astronomy & Astrophysics, dijo en la publicación del blog.

“Esta es la primera vez que se realiza un análisis de este tipo, y podemos esperar que la observación durante un intervalo de tiempo más largo fortalezca esta observación y conduzca a un mejor conocimiento de la estructura interna del planeta”, agregó.

Otro misterio también rodea a WASP-103b. Las interacciones de las mareas entre una estrella y un planeta del tamaño de Júpiter muy cercano generalmente harían que el período orbital del planeta se acortara, acercándolo gradualmente a la estrella antes de que finalmente sea engullido por la estrella madre. Sin embargo, las mediciones de WASP-103b parecen indicar que el período orbital podría estar aumentando y que el planeta se está alejando lentamente de la estrella. Esto indicaría que algo más que las fuerzas de marea es el factor dominante que afecta a este planeta.

Los investigadores ahora esperan que las futuras observaciones del recién lanzado telescopio espacial James Webb descubran más información sobre la naturaleza exacta de la deformación del extraño planeta, junto con el resto del universo.