stephen hawking

Un libro póstumo de Stephen Hawking, llamado Brief Answers to the Big Questions está por publicarse este mes. Lo que primero se ha desprendido de un adelanto es que Hawking temía la creación de una raza de superhumanos que, editando su propio genético, podría aumentarse y acabar destruyendo al resto de la humanidad. Una idea similar a la del Homo deus de Yuval Noah Harari. Hawking escribe:

“Estoy seguro que en este siglo, las personas descubrirán cómo modificar tanto la inteligencia como también instintos como la agresión… Probablemente se tendrán leyes en contra de la ingeniería genética en humanos. Pero algunas personas no podrán resistir la tentación de mejorar características humanas, como la memoria, la resistencia a las enfermedades y la longevidad”.

Esta probablemente sea la gran tentación fáustica del futuro. El físico creía que en los próximos 1000 años como máximo, una catástrofe nuclear o climática acabará haciendo inhabitable el planeta, pero esta raza de superhumanos podrá escapar, mientras que todos los demás perecerán.

Una vez que dichos superhumanos aparezcan, habrán significativos problemas políticos con los humanos no-aumentados, quienes no podrán competir. Presumiblemente, éstos morirán, o se convertirán en insignificantes. En lugar de ellos, habrá una raza de seres autodiseñados que se estarán aumentado a un ritmo exponencial. Si la raza humana logra rediseñarse, probablemente se esparcirá y colonizará otros planetas y estrellas.

Hawking teorizó que posiblemente este aumento biotecnológico ocurriría a través de sistemas de edición del ADN como Crispr-Cas9, el cual permite a científicos reemplazar genes atrofiados o dañinos con genes nuevos. Este sistema actualmente ya ha sido usado para tratar niños con leucemia.

Actualmente existen ciertas dudas sobre estas técnicas de ingeniería genética -y sus posibles efectos secundarios- pero es plausible que en un futuro esta u otra técnica permita no sólo eliminar enfermedades sino también aumentar radicalmente las capacidades de los seres humanos. Lo cual evidentemente genera un singular problema ético, que remite a escenarios distópicos como los imaginados por Huxley, Orwell y Dick. Y ahora también por Hawking.

Fuente: PijamaSurf

Comentarios