espionaje

Un nuevo programa de ciberespionaje masivo de comunicaciones ha sido desvelado por el diario norteamericano The Wall Street Journal. Se cree que el proyecto lleva activo desde 2007 y que utilizaba avionetas Cessan equipadas con un dispositivo grado militar denominado Dirtbox  (Digital Receiver Technology, Inc) para capturar desde el cielo la transmisiones de los teléfonos celulares.

El rastreo incluye ubicación, información de registro y los datos de identidad de los usuarios, el IMEI exclusivo almacenado en cada dispositivo inteligente. El diario también señala que los Dirtbox, fabricados por la compañía aeronaútica Boeing, vuelan al menos desde cinco aeropuertos metropolitanos estadounidenses y que tienen capacidad para cubrir la mayoría de la población estadounidense.

Al captar todas las señales de los smartphones en un área, este tipo de ciberespionaje, quizás planeado para interceptar comunicaciones terrorista o delictivas, también compromete la seguridad y privacidad de todos los usuarios “normales”.

cham