4e32eca2-fd18-4d7c-91e8-66e5adcb52ee-11

Joshua Zeichner, director de cosmética e investigación clínica en el Departamento de Dermatología del Mt. Sinai Hospital, en Nueva York, hizo un estudio para la revista Cosmopolitan en el que revela cómo los hábitos pueden reflejarse en tu rostro, a través de espinillas o imperfecciones.

No es verdad que estos brotes sean nada más para los adolescentes, así que en caso de que hayas despertado con un grano, aquí va la guía para que sepas, por lo menos, la razón de su existencia.

Mentón, mandíbula o cuello. Estás o estarás pronto en tu periodo de menstruación. El especialista dice que las testosterona fluctúa durante estos días haciendo que tus glándulas produzcan más aceite, lo cual obstruye poros y causa espinillas

Crecimiento del cabello. El champú puede ser la causa de que esta zona tenga granos, ya que los productos para la limpieza del cabezo pueden obstruir los poros y generar brotes.

Cercanos a los labios. El limón o aderezos que tienen base de vinagre pueden irritar la piel y causar inflamación. También sucede cuando quedan restos de grasa de alimentos fritos, ya que bloquean la respiración de la piel.

En las mejillas. El teléfono móvil pasa por muchos lugares y posteriormente lo pegamos a nuestras mejillas, así que es obvio que acercamos bacterias y mugre que causan imperfecciones. Además, por lo regular cuando nos tocamos la cara es con las manos sucias y en esta zona.

Nariz y frente. La llamada zona T puede desordenarse y mostrar exceso de brillo granos por dos razones, estás en plena pubertad o vives bajo mucha presión. La adrenalina puede aumentar la producción de aceite y esta zona lo paga.

Pecho y espalda. No llevar la ropa adecuada también genera imperfecciones, ya que el sudor no se absorberá y estará en contacto con la piel. Procura prendas de algodón o aquellos que quitan la humedad.