Tras el monumental escándalo por el acceso a 87 millones de cuentas de Facebook por parte de Cambridge Analytica, al parecer, se ha extendido también a la red social Twitter, luego que se diera a conocer que esta red social también le vendió a la polémica empresa británica datos de sus usuarios.

La información dada a conocer por el medio Bloomberg, menciona que Twitter vendió un paquete de datos de usuarios a Global Science Research, de Aleksandr Kogan, señalado como el creador del test falso de Facebook que servía para acceder a los datos.

Según el reporte, Kogan accedió a la interfaz de Twitter durante 24 horas, lo que le permitió obtener información de usuarios de Twitter entre diciembre del 2014 y abril del 2015.

Eso sí, el reporte menciona que no se habría accedido a mensajes privados ni datos personales que cada usuario incluye en su cuenta, pero sí obtuvieron tuits, fotos de perfiles, nombres de usuario, fotografías y datos de ubicación.

 

Hasta ahora, no se sabe qué uso se le dio a la información obtenida, según Bloomberg.

Twitter desmiente la información

En un comunicado enviado como respuesta al reporte de Bloomberg, Twitter confirmó que sí permitieron a Global Science Research la recolección de sus datos pero que nunca se accedió a información privada.

“En 2015, GSR (Global Science Research, la empresa comercial de Cambridge A.) tuvo acceso a la API a una muestra aleatoria de tweets públicos de un período de cinco meses desde diciembre de 2014 a abril de 2015. Con base a los informes recientes, llevamos a cabo nuestra propia revisión interna y no encontramos ningún acceso a datos privados sobre las personas que usan Twitter”.

Cabe aclarar que parte del negocio de Twitter es vender información pública de su plataforma a empresas, desarrolladores y usuarios a través de sus interfaces de programación de aplicaciones (API), pero los clientes, a su vez, deben explicar para qué van a usar la información y quiénes serán los usuarios finales.

Sin embargo, queda la maldita duda: ¿sucedió tal cuál lo dice la empresa o estamos ante otro Facebook-Gate?

Via: Forbes