Modo Oscuro

El lunes pasado, la revista Science publicó una historia sobre una mujer conocida solo como Yevgenievna. Tiene poco más de 20 años, está casada y es sorda de nacimiento.

Lo interesante es que podría ser la madre del próximo bebé editado genéticamente.

En junio, el biólogo ruso Denis Rebrikov le dijo a la revista Nature que tenía la intención de utilizar CRISPR para editar genéticamente embriones humanos y luego llevarlos a término, algo que solo otro científico, el chino He Jiankui, había hecho antes.

Rebrikov dijo que el propósito de las ediciones genéticas sería evitar que un niño herede una mutación genética que causa sordera que es portada por ambos padres. También dijo que ya tenía cinco parejas interesadas en participar en el experimento.

Yevgenievna y su esposo, que también es sordo, son una de esas parejas.

En su entrevista con Science, Yevgenievna describe el shock que sintió cuando supo que su pequeña hija era sorda. Pero no fue hasta que se enteró del estudio de Rebrikov que ella y su esposo se hicieron la prueba de sus genomas.

Fue entonces cuando la pareja se enteró de que la sordera de su hija era heredada, y potencialmente evitable en futuros hijos.

“Nos dijeron que la única opción [para tener un hijo oyente] sería editar un embrión de FIV a nivel del genoma”, dijo a Science.

Yevgenievna dijo a Science que solo consideraría participar en el experimento si los reguladores rusos lo aprobaran primero. Pero incluso entonces, no está segura de querer participar.

Por un lado, ella ya tiene una hija y no está segura de querer tener otro hijo. Luego existe el potencial de que un bebé editado genéticamente tenga mutaciones fuera del objetivo en su genoma que podrían poner en riesgo su salud.

“Muchos me dijeron que… es mejor tener un niño sordo y un implante [coclear] en lugar de un bebé genéticamente modificado”, dijo Yevgenievna a Science, y agregó que “el niño puede no escuchar música, pero tendrá una vida feliz y viajará y verá el mundo.”

Aún así, ya sea que Rusia apruebe o no el experimento de Rebrikov, parece casi inevitable que haya más bebés editados genéticamente, lo que significa que, si bien Yevgenievna podría ser uno de los primeros padres potenciales que sopesa los pros y los contras de editar los genes de su descendencia, es muy probable que no sean los últimos.

Fuente: NeoScope

Comentarios