Modo Oscuro

marcapasos-biologico

La introducción de un gen en células cardiacas permite que éstas asuman la tarea de marcar el ritmo de los corazones enfermos, convirtiéndose en marcapasos biológicos. La investigación, dirigida por Eduardo Marbán del Instituto del Corazón Cedars-Sinai de EE UU, ha sido publicada en la revista Science Translational Medicine.

El estudio, realizado en cerdos, parte de corazones en los que no funciona el nodo sinoauricular, que es el grupo de células especiales que se encargan de crear el impulso nervioso que hace que el corazón lata. La solución encontrada es inyectar en otra zona del corazón un virus que lleva un gen, el TBX18.

Cuando el TBX18 se integra en el núcleo de las células infectadas, genera una proteína que se encarga de transformar la función de las células. De ser cardiomiocitos o fibroblastos normales, se convierten en células que generan el impulso nervioso. Es decir, se transforman en un marcapasos biológico.

“Esencialmente hemos creado un nuevo nodo sinoauricular en una parte del corazón que normalmente distribuye el impulso eléctrico, pero no lo crea”, explica Marbán.

Las pruebas en seres humanos de este experimento aún tardaran en llegar, sin embargo, el descubrimiento es un gran paso para estos médicos que hace años intentaban encontrar la manera de reavivar un corazón.

Comentarios