Modo Oscuro

Después de sugerir que se debería bombardear a Marte para terraformarlo, el CEO de SpaceX, Elon Musk, tuiteó para advertirnos a todos que “una gran roca golpeará la Tierra eventualmente y actualmente no tenemos defensa”.

La tremenda advertencia vino en respuesta al podcast de Joe Rogan, quien compartió un artículo de The Daily Express, un periódico sensacionalista británico, sobre el asteroide Apophis, advirtiendo sobre un inminente “choque de asteroides”.

Apophis es un asteroide cercano a la Tierra de 370 metros de diámetro, visto por primera vez en 2004, que podría golpear la Tierra en 2029, pero solo con una probabilidad de menos del tres por ciento. No obstante, la NASA lo clasifica como un “asteroide potencialmente peligroso” y lo considera un peligro espacial poco probable pero preocupante.

La NASA había discutido el asteroide en la Conferencia de Defensa Planetaria de este año en abril, señalando que Apophis “pasará inofensivamente por la Tierra, a unos 31,000 kilómetros (19,000 millas) sobre la superficie”, según una publicación del blog del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Si bien es probable que sea inofensivo, se espera que el asteroide pase a la misma distancia de las naves espaciales que orbitan la Tierra, y considerablemente más cerca que la Estación Espacial Internacional.

De hecho, pasará tan cerca que su gravedad podría afectar a la Tierra.

“Es posible que haya algunos cambios en la superficie, como pequeñas avalanchas”, dijo Davide Farnocchia, astrónomo del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra del JPL, en la publicación del blog.

Si bien el artículo de Daily Express mencionó que “la NASA se está preparando para la roca del” Dios colosal del caos”, la realidad es sustancialmente diferente. Los científicos de JPL habían discutido el envío de una pequeña nave espacial para encontrarse con Apophis mientras nos visite.

“El enfoque cercano de Apophis en 2029 será una oportunidad increíble para la ciencia”, dijo Marina Brozovi, científica de radar del JPL, en un comunicado en abril. “Observaremos el asteroide con telescopios ópticos y de radar. Con las observaciones, podríamos ver detalles de la superficie de unos pocos metros de tamaño”.

Sin embargo, eso no significa que Musk esté equivocado. Sus comentarios se producen, por ejemplo, después de que un asteroide de inmensas proporciones pasara zumbando por la Tierra casi por completo sin ser detectado por los astrónomos el mes pasado.

Aún así, no estamos tan indefensos como sugirió Musk. Una de las próximas misiones de la NASA, por ejemplo, planea colocar una sonda en un asteroide distante a 13,500 mph para desviarlo de la Tierra.

El equipo detrás de la misión denominada “Prueba de redireccionamiento doble de asteroides” (la primera misión que salió de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la NASA) reveló partes de su nueva nave espacial en julio, una columna de aluminio estructurado en forma de panal que luego se equipará con un enorme panel solar.

Cabe resaltar que el lanzamiento de dichas misiones que intercepten meteoritos serán lanzadas en cohetes de SpaceX, propiedad de Musk.

Fuente: Futurism

Comentarios