Lo de hoy es esa bebida llena de colores y azúcar llamada Unicorn Frappuccino de Starbucks y desde que salió ha tenido un éxito impresionante.

A unos les atrajo simplemente porque era otro producto más de Starbucks y ya se sentían en la nueva moda, a otros sus atractivos colores y otros fantaseaban con su sabor, pero… ¿qué es lo que realmente te estás llevando a la boca al tomar la colorida bebida?

Aunque el unicornio con cara de perro no quiera, la propia Starbucks lo revela en su sitio web:

Imagen: Starbucks

Ingredientes:

“Hielo, leche, jarabe Crème Frappuccino (agua, azúcar, sal, saborizante natural y artificial, goma de xantano, sorbato de potasio, ácido cítrico), crema batida (crema, mono y diglicéridos, carragenano) jarabe de vainilla (azúcar, agua, saborizante natural, sorbato de potasio, acido cítrico), jarabe de mango (azúcar, agua, concentrado de jugo de mango, saborizante natural, concentrado de fruta de pasión, ácido cítrico, sorbato de potasio, cúrcuma, goma arábiga), topping azul (jarabe de chocolate blanco, azúcar, leche descremada condensada, aceite de coco, manteca de cacao, saborizante natural, sal, sorbato de potasio, monoglicéridos), jarabe clásico (azúcar, agua, saborizante natural, sorbato de potasio, ácido cítrico), polvo azul agrio [ácido cítrico, colorante (spirulina, agua, azúcar, maltodextrina, ácido cítrico)], polvo rosa [dextrosa, colorante vegetal (manzana, cereza, rábano, patata dulce)]”.

En la tabla anterior, Starbucks hace una comparación basada en una dieta de 2 mil calorías donde muestra que el Unicorn representa hasta 55% de la grasa saturada recomendada en su presentación más grande (Venti), así como 26% del total de carbohidratos, 18% del colesterol y 7% del sodio recomendados.

Se ve rico ¿verdad?

En pocas palabras, el Unicorn de Starbucks tiene más gramos de azúcar que un refresco de 600 mL. Así que ya lo sabes y tu mamá también: todo en exceso hace daño, tengas la edad que tengas, aunque nada se pierde por tomarlo de vez en cuando para saciar ese vicio.